El director Alan Parker (Londres, 1944) se dio a conocer mundialmente en 1978 gracias a su película Midnight Express (El expreso de medianoche), un film muy potente y personal que no tardó en convertirse en un título mítico. En esta película, Parker mostró ya muchas de las cualidades características que le convirtieron en uno de los directores más interesantes de los años 80.

El guión de Midnight express, por cierto, fue redactado por un entonces desconocido Oliver Stone, que logró un Oscar al mejor guión adaptado. La película está basada en la auténtica historia de Bill Hayes, que escribió una novela del mismo título. Hayes, posteriormente, admitió haber exagerado algunos de los detalles del argumento y pidió perdón al pueblo turco. La imagen que se da en la película del sistema penitenciario turco dañó considerablemente la imagen del país a nivel mundial.

También fue premiada con un Oscar la banda sonora, firmada por el gran Giorgio Moroder, y John Hurt, un año antes de dar a luz al Alien de El octavo pasajero, consiguió la estatuilla por su labor como actor de reparto.

Alan Parker dirigió también la formidable The Wall (sí, la de Pink Floyd) en 1982, Birdy (1984) premiada en el Festival de Cannes (con guión del propio Parker. Una película estupenda) y El corazón del ángel, en 1987. Éste último título, por cierto, fue catalogado en USA como película X a causa de las escenas de sexo explícito, por lo que hubo que rehacer el montaje eliminando algunas secuencias. La película no tuvo mucho éxito de público ni de crítica, a pesar de la notable interpretación de un Mickey Rourke en la cima de su carrera, en un momento en que era una auténtica estrella y un Sex Symbol gracias a Nueve semanas y media (1986), y de Robert de Niro, que interpretaba nada menos que al diablo. También es destacable la presencia de Lisa Bonet. que fue premiada por su interpretación y que rompió de forma drástica con su pasado artístico reciente, ya que hasta entonces era conocida por interpretar a la hija de Bill Cosby en la muy popular El show de Bill Cosby. El señor Cosby, por cierto, manifestó públicamente su desagrado por las escenas de sexo entre Bonet y Rourke. Lisa Bonet, unos años más tarde, se casó con el cantante Lenny Kravitz, y su carrera artística no llegó a despegar del todo.

Con el paso de los años, El corazón del ángel se convirtió en un título de culto. Es posible que sea (en mi muy modesta opinión) uno de los trabajos más personales y logrados del director. Parker logra crear una atmósfera terriblemente asfixiante e hipnótica.

La última película que Parker firmó en los años 80 fue Arde Mississippi (Mississippi Burning), una película muy notable que tuvo bastante éxito comercial.

Parker dirigió Fama en 1979, un año después de Midnight express. La acción se desarrolla en una academia artística de Nueva York en la que jóvenes de pocos recursos tienen la oportunidad de adquirir una formación que les de la oportunidad de acceder al mundo del espectáculo y lograr la fama. Es, en general, una película bastante dura. La competencia por lograr el éxito es terrible, implacable. Fama logró una estatuilla a la mejor canción original, interpretada por Irene Cara, que en la película encarnaba a Coco, una de las protagonistas. Cara, unos años más tarde, logró otra estatuilla por What a Feeling, el inolvidable tema principal de Flashdance.

Y entre 1982 y 1987 se emitió la serie del mismo título. Muchos de los actores de la película actuaban también en la adaptación televisiva, aunque hubo ausencias notables como la de Irene Cara, que prefirió seguir con su exitosa carrera musical. Carrera, por cierto, que durante los años noventa declinó de forma notoria.

La serie, desde luego, no era tan dura como la película de Parker. Estaba destinada al público juvenil, y la atmósfera era bastante distinta. La competencia seguía siendo importante, pero le producción ponía énfasis en las relaciones románticas y de amistad entre los protagonistas.

Constituyó uno de los éxitos televisivos mundiales más notables de los ochenta, y durante los años que estuvo en antena logró dos Globos de oro y nueve premios Emmy.

Seguro que los que os sentabais los domingos por la tarde delante de la tele para seguir la serie no habréis olvidado aquello de “Queréis la fama. Pero la fama tiene un precio, y aquí vais a empezar a pagar con sudor”, que afirmaba categóricamente Debbie Allen, la implacable profesora de danza, golpeando el suelo de la clase con su bastón durante los títulos de crédito mientras sonaba el inolvidable tema principal.

Los protagonistas adquirieron una enorme fama a nivel mundial, y llegaron a realizar giras incluso después de cancelarse la serie, aunque ninguno de ellos, paradójicamente, tuvo una carrera artística particularmente exitosa.

Fama es una de esas series que probablemente han envejecido realmente mal, pero que nunca podremos olvidar.

Fama

Los protagonistas principales de la serie, en una foto de 1985

Compártelo en...
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR